Home GeneralCurso de quiromasaje: diferencias entre un quiromasajita y un fisioterapeuta
Curso de quiromasaje: diferencias entre un quiromasajita y un fisioterapeuta

Curso de quiromasaje: diferencias entre un quiromasajita y un fisioterapeuta

Una de las tantas cosas que podemos aprender al hacer un curso de quiromasaje es la diferencia entre lo que es y lo que no es quiromasaje. Siendo sinceros, tenemos que reconocer que no somos capaces de distinguir entre lo que hace un quiromasajista y un fisioterapeuta, porque realmente a simple vista no las hay.

En este sentido, al hablar de quiromasaje, nos referimos al efecto reflejo que el masaje tiene sobre nuestro estado de salud; este tiene una comprobada influencia terapéutica en enfermedades como el asma y favorece el peristaltismo. Sin embargo, dicha práctica no posee el carácter de sanitaria, por lo que no se requiere estudiar una profesión para llevarla a cabo.

El fisioterapeuta, por su parte, sí es un sanitario, calificado como tal en virtud de sus estudios superiores y su misión es ayudar al paciente a alcanzar la rehabilitación frente a dolencias causadas por cualquier circunstancia, sea genética, producto de un accidente u otra.

Para ello, se auxilia tanto de medios físicos, como de electroterapia, la masoterapia o de la indicación de ejercicios físicos que ayuden al paciente a ir recobrando progresivamente la movilidad de alguna parte de su cuerpo.

Ambos, son oficios necesarios que ofrecen un importante aporte; sin embargo, quienes no desean convertirse en sanitarios y realizar los estudios que ello implica, tienen como alternativa realizar un curso para desempeñarse en un área afín.

 

La quiropráctica

Además de la fisioterapia, hay otras prácticas con las que también suele confundirse el quiromasaje. Una de ellas, es la quiropráctica, la cual generalmente tendemos a relacionar únicamente con el tratamiento de la columna vertebral y de allí la confusión con el trabajo de los quiromasajistas, pero en realidad abarca todo el sistema músculo esquelético del paciente.

Como característica particular, la quiropráctica procura hacer una curación profunda abordando el problema desde la raíz y no solo mediante el alivio de los síntomas o molestias.

Conocer estas diferencias, nos ayudarán a saber en qué área queremos formarnos, sino que también como pacientes, nos servirá para acudir al profesional indicado según nuestras necesidades.